Cuarto Tribunal de Mujeres Migrantes y Refugiadas

INTERESES Y OBJETIVOS

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

En el marco del mes del Inmigrante en Argentina, la Asociación Civil de Derechos Humanos Mujeres Unidas, Migrantes y Refugiadas en Argentina (AMUMRA) organiza el IV Tribunal Virtual de Mujeres Migrantes y Refugiadas con el objetivo de visibilizar y denunciar los casos de violencia que sufren las mujeres migrantes y refugiadas en sus diferentes tipos.

En Argentina alrededor del 5% de población es migrante, de la cual gran parte reside en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Alrededor del 85% provienen de países de la región, y el 54% son mujeres. De acuerdo a las experiencias de mujeres migrantes, ellas encuentran como primera opción laboral trabajos feminizados que tienen que ver con tareas del ámbito doméstico. Estos trabajos se realizan bajo condiciones de precariedad e informalidad dando lugar a múltiples violencias en el ámbito laboral.

Es importante recordar que las mujeres migran forzosamente por las condiciones de pobreza en sus países de origen, dejando sus hogares en búsqueda de mejores condiciones de vida, educación para sus hijos e hijas y mejores oportunidades económicas. Sin embargo, muchas veces al llegar a los lugares de destino, el hecho de establecerse no resulta para nada fácil y más bien, se convierte en una tarea de titanes por los obstáculos que se van presentando.

Uno de ellos y el primero, es ser reconocidas como “ciudadanas” con un documento de identidad o adquirir el estatus de refugiada para que puedan gozar dignamente de los derechos que protegen a los nacionales del país. Otro de los problemas es que en muchas ocasiones carecen de las redes de apoyo necesarias, más aún al estar lejos de casa y solas, para tener la contención ante situaciones difíciles.

Anteriormente, AMUMRA participó de tres Tribunales de Mujeres Migrantes y Refugiadas en Argentina en los que se logró aportar con un granito de arena para mostrar a la sociedad y a los gobiernos de turno las graves vulneraciones a los derechos humanos de las mujeres migrantes y refugiadas.

El Primer Tribunal se realizó el 28 de marzo 2006, en este se expuso la preocupación sobre las situaciones de discriminación, abusos policiales, la explotación laboral en los talleres textiles, la falta de documentación de los países de origen para su regularización para acceder al programa Patria Grande y las dificultades que atravesaban las organizaciones de migrantes y refugiadas.

Estos fueron los obstáculos más visibles, que en realidad conducían a temas menos visibles como las condiciones inhumanas promovidas por empleadores que se aprovechaban de la situación irregular de las personas , llegando a utilizar maltratos físicos y emocionales.

Gracias al trabajo, iniciamos la atención del Programa Nacional de Normalización Documentaria Migratoria, Programa “Patria Grande”, logramos la aprobación de la Ley del Refugiado, la aprobación de la Ratificación de la Convención de los derechos de todos los trabajadores/as Migrantes y sus familias.

Otro gran avance fue la aprobación del Protocolo a la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer- Protocolo CEDAW, en específico la Recomendación 26.

En el Segundo Tribunal realizado el 27 de marzo de 2007 se evidenciaron situaciones de discriminación por género, raza y etnia, la continua falta de documentación y la exposición a la violencia física, psíquica, sexual e institucional.

En el Tercer Tribunal desarrollado el 18 de diciembre de 2008 se visibilizó las violaciones a los derechos humanos de las mujeres migrantes en el ámbito laboral, quienes se encontraban expuestas a la trata, a diversas formas de discriminación, la violación de los derechos humanos, hasta asesinatos que afectan a las familias.

Por todo lo expuesto y la repercusión que tuvieron estas actividades, para mostrar a la sociedad lo que las mujeres migrantes y refugiadas atraviesan, nos vemos en la necesidad en medio de esta pandemia y aislamiento social realizar este cuarto Tribunal bajo los objetivos siguientes:

  • Denunciar los casos de vulneración a los derechos económicos, sociales, culturales, la violencia de género, la violencia institucional, la discriminación, la exclusión y criminalización que sufren las mujeres migrantes y refugiadas en Argentina.

  • Invitar a especialistas nacionales e internacionales, expertas/as en migración y derechos humanos, a exponer la situación de vulnerabilidad de las mujeres migrantes y refugiadas.

  • Exhortar que el Tribunal emita su dictamen simbólico con respecto a los casos de vulneración a los derechos humanos que se presente, a fin de crear conciencia, reflexión y solución sobre la situación que viven las mujeres migrantes y refugiadas en el país de destino.

  • Visibilizar las necesidades y hechos de violencia que enfrentan las mujeres migrantes y refugiadas de los países expulsores y receptores y que puedan mejorar sus condiciones de vida en el ámbito social, económico, a través del diseño de adecuadas políticas públicas.